Un estreno imperdible: Bohemian Rhapsody, la historia de Freddie Mercury

 

La historia de Freddie Mercury y de Queen es, sin lugar a dudas, atrapantes. Y más aún si es llevada al cine de la mano de Bryan Singer. Uno de los estrenos más esperados, anunciado en el 2010, una obra maestra biográfica, llena de momentos emotivos, canciones clásicas, humor y personajes memorables.

El director supo combinar los inicios de la banda, sus primeros shows, sus grabaciones osadas y experimentales, la relación de camaradería entre ellos, el éxito, la popularidad y también las peleas internas. El centro del relato enmarca a Mercury como el alma de Queen. Un plus, su vida familiar, su romance/amistad con Mary (su musa inspiradora), su experimentación sexual, los excesos, las caídas y redenciones.

 

La película logra ser una buena reconstrucción de época, de la movida londinense de los setenta, con una atmósfera de colores, luces y ambientes lisérgicos.

“Live Aid”, el recital fundamental en la carrera de Queen, están muy bien recreados en 20 minutos del largometraje que son puro placer, un viaje en el tiempo al Estadio Wembley en los 80, para vivir y sentir la música correr por la sangre.

Bohemian Rhapsody es un homenaje a un ícono, es nostalgia, es respeto, es un recorrido emotivo por las canciones que han marcado la vida de generaciones, con uno de los artistas más grandes de la historia del rock: Freddie Mercury.