Natalia Oreiro desafió a Putin luciendo en la radio estatal rusa una bandera del LGBT

Natalia Oreiro volvió a dar su apoyo a la comunidad LGBT en Rusia, llevando, en una radio estatal, una remera con la bandera del orgullo gay. País donde el gobierno de Putin prohibe la “propaganda homosexual” y las “relaciones no tradicionales”.

 

La fama de Natalia Oreiro (41) trasciende por mucho el ámbito del Río de la Plata, al punto que la uruguaya fue convocada para formar parte del selecto grupo de músicos que cantaron para el Mundial de Rusia 2018. Así es que con motivo de la gira promocional del tema United by love, canción en la que mezcla los idiomas ruso, inglés y español, la cantante fue entrevistada como una verdadera mega estrella en una radio pública rusa, país donde sus telenovelas fueron furor.

Natalia se presentó en los estudios con un suéter blanco, con la bandera del movimiento LGBT estampada en el pecho. El detalle de su vestimenta reivindicativa del colectivo gay se pudo apreciar mejor una vez que la artista se quitó el blazer negro. Esos mismos colores son los que luce en las gráficas de la canción que contiene el mensaje “Unidos por el amor”.

El gesto de la también embajadora de Unicef tiene un significado muy especial, ya que el gobierno del presidente Vladímir Putin es hostil hacia la comunidad LGBT. De hecho, existe una ley “contra la propaganda gay” que restringe las expresiones públicas de esa comunidad.

La remera con la bandera del orgullo gay fue diseñada por Mar Jacobs (famoso diseñador y defensor de los derechos de la comunidad LGBT). ¿Por qué el gesto de Oreiro causó revuelo? Porque en Rusia rige una ley que prohíbe la promoción de las “relaciones no tradicionales”

La Duma rusa aprobó casi por unanimidad (436 votos en una cámara de 450 diputados) en 2013 la ley que permitirá sancionar la información sobre “relaciones sexuales no tradicionales”, es decir, no se puede dirigir a menores informaciones sobre la homosexualidad. Si ésto le traerá consecuencias en sus actividades en Rusia, aún no fue informado pero, mientras tanto, su gesto fue muy valorado por activistas del colectivo LGBT y defensores la igualdad de derechos. Una gran acción de Natalia Oreiro que representa mucho más que un mero gesto simbólico.

Fuente: Ciudad Magazine