Los viejos rockeros conquistaron Rock in Río

La banda liderada por Jon Bon Jovi (que el sábado último se presentó en el estadio de Vélez) fue el plato fuerte de una noche cargada de nostalgia, con Tears for Fears de teloneros, en una jornada especialmente difícil para Río, que vivió un caos provocado por tiroteos en siete favelas, entre ellas Rocinha, la más grande de Brasil.

Bon Jovi demostró que los viejos rockeros son capaces de conquistar a los veinteañeros con un repertorio que parece no pasar de moda y que fue coreado por decenas de miles de personas en una de las últimas noches de la 17ma. edición del festival Rock in Río.

Casi al tiempo que el Rock in Río abría sus puertas en el recinto olímpico, en la zona oeste de la ciudad, cerca de un millar de militares tomaban la favela y se bloqueaba el tránsito en la principal vía de acceso al festival, ante lo que la organización del festival instó a las 100.000 personas que habían comprado su entrada para esta noche a utilizar vías alternativas o el metro.

Los incidentes que se registraron en la ciudad no alteraron el programa y pasada la medianoche, los de New Jersey aparecieron en el Palco Mundo, el escenario principal del mayor festival de música de América Latina, dispuestos a demostrar que siguen siendo uno de los mejores grupos de rock del mundo, destacó un despacho de EFE.

Títulos como “Runaway”, “Raise your hands”, “Saturday Night” y “Wanted dead or alive”, encandilaron al público, que se rindió cuando Jon Bon Jovi les preguntó, con una curiosa mezcla de español y portugués, “Cómo están voces”. El delirio llegó con “It’s my life”, el éxito del 2000 con el que consiguieron seis discos de platino, y el veterano líder de la banda demostró a sus 55 años, sigue en forma, rodeado por seis músicos, entre ellos los fundadores, Tico Torres en la batería y David Bryan en los teclados, y Hugh McDonald, el bajista que se integró a la banda hace más de dos décadas.

En su cuarta presentación en el Rock in Río (antes participaron en 2008, 2010 y 2013) los Bon Jovi tuvieron unos teloneros de excepción, Tears for Fears, que ya habían rendido a los nostálgicos de la new wave de los 80 cuando la banda estadounidense saltó al escenario. El dúo británico fundado por Curt Smith y Roland Orzabal interpretó “Everybody Wants to Rule the World”, “Secret world” y “Sowing the Seeds of Love” y cerró con su popular “Shout”, un himno de los 80 que les catapultó a la fama.

La tarde en el Palco Mundo había comenzado con los brasileños Jota Quest, un grupo de rock de Belo Horizonte con 25 años de historia en la música local, y la banda estadounidense de hard rock y metal Alter Bridge.

Rock in Río 2017 comenzó el jueves con Aerosmith y este sábado recibirá a Guns N’ Roses (que el 1 de octubre actuará en Buenos Aires junto a The Who) antes de la clausura, el domingo, a cargo de Red Hot Chily Peppers.

Río de Janeiro, 23 de septiembre (Télam).