Un desayuno con Nacha Guevara

 

Es una de las artistas más prestigiosas y prolíficas del país. “Este es el momento de disfrutar, de estar con el público”, dice, sobre su nuevo espectáculo.

Para los más despistados, Nacha Guevara es uno de los jurados del Bailando de Marcelo Tinelli. No digo “para los más jóvenes” porque una de las canciones más emblemáticas de la propia Nacha me desmentiría. En “Los Boludos” dice clarito: “El tiempo no tiene nada que ver…cuando se es…-despistado, pongamos nosotros-, se es despistado y punto”.

Nacha es la del Bailando y mucho más. Es la artista que interpretó a Evita, también a Tita Merello y la que encarnó a la Señora Robinson en la versión teatral de El Graduado (sí, ahí se desnudó a los 64 años como lo hizo en la película Anne Brancroft). Fue Yiya Murano, en uno de los episodios más escalofriantes del ciclo Mujeres Asesinas, filmó Miss Mary (la película de María Luisa Bemberg) y El lado oscuro del corazón, entre otras. Fue parte del famoso y revolucionario Instituto Di Tella, que transformó la escena cultural de fines de los años ’60. Justamente a raíz de su participación, debió abandonar el país junto a Alberto Favero, su tercer marido, y sus tres pequeños hijos. Su vida fuera de la Argentina la llevó por distintos lugares y de esos años le quedaron fuertes lazos personales y artísticos, como con el prestigioso director Harold Prince (cuya familia pasó a ser la familia de Nacha Guevara en el hemisferio norte).

Ver nota completa: tn.com.ar