Luis Miguel, La serie: No me puedes dejar así

Terminó la primera temporada y Camila Barreiro nos preparó un especial que repasa lo más importante de estos 13 episodios, dentro y fuera de la pantalla.

 

“No me puedes dejar así”, reza el último capítulo de la serie que nos devolvió fortalecida a la figura del Sol de México. Y parece describir la sensación de todos los fanáticos, en quienes sembró una intriga que –aparentemente- se resolverá recién a mediados de 2019. Lejos de lo que muchos predecían como “un típico culebrón mexicano”, “Luis Miguel, la serie” dejó boquiabiertos hasta a los espectadores más exigentes. Es que la edición, fotografía, banda de sonido y actuaciones son dignas del éxito que ha recogido en el mundo; retrotrayéndonos a la casi olvidada espera de nuevos episodios cada domingo (cosa que, creíamos, sólo debíamos sufrir con “Game of Thrones”).

No podemos dejar de lado el hecho de que la historia está avalada por el propio Luis Miguel. De hecho, en una charla privada con Diego Boneta (protagonista), luego de ver algunas escenas, el cantante declaró: “este soy yo”. Más allá del logrado “look”, el ya consagrado actor es Luis Miguel durante todo el relato: es sus gestos, su voz y su esencia. Incluso quienes interpretan los primeros pasos del Sol (Izan Llunas y Luis de la Rosa) sorprenden con su parecido y talento musical.

 

@lmxlm Gracias por tus consejos, confianza y complicidad. Emocionado por lo que viene…

Una publicación compartida de Diego Boneta (@diego) el

Tal como confesaron varios allegados al cantante, y con cuantiosas críticas sobre sus espaldas, ya era momento de dar lugar a la historia oficial sobre la carrera de quien supo ser el número uno de Latinoamérica ¿Por qué ahora? Según su amigo Polo Martínez, el artista “ha cambiado totalmente. Está más suelto”.

Así, con algunos pequeños cambios (tanto para atenuar situaciones, como para volverlas más cinematográficas), durante 13 episodios la serie original de Netflix se empeña (con éxito) en relatar lo que tuvo que pasar “Micky” para convertirse en el astro que todos conocemos. Con un padre (Óscar Jaenada) que nada tiene que envidiarle a un villano configurado para ganarse el rechazo de cada espectador; que no sólo manipula, sino que -a punta de maltratos y extorsiones- casi obliga a su hijo a convertirse en ese cantante que él no pudo ser. Una fama que se empeña en alejarlo de sus seres queridos y su deseo de una “vida normal”. Y la desesperada búsqueda de aceptación, amor y libertad. La empatía con la dura vida de Luis Miguel parece –inevitablemente- traspasar la pantalla y sentarse junto a cada uno de los espectadores

 

 

Quedan las puertas abiertas para una segunda temporada. “¿Dónde está Marcela?”, es la pregunta que continuará rondando en nuestras cabezas, aún cuando sabemos que hasta hoy no ha habido noticias reales sobre su paradero y la historia parezca resaltar la hipótesis de su asesinato ¿qué pasará con su paternidad? ¿Cómo conocerá a quien será la madre de sus hijos? ¿Alguien podrá igualar al villano más odiado de los últimos tiempos, Luisito Rey? Con interrogantes y las listas de Spotify repitiendo una y otra vez “Culpable o no”, sólo queda esperar y ¿quizás aprovechar la ocasión para recibir al Sol de México nuevamente en nuestro país? ¿Por qué no?

 

Camila Barreiro

@camila.barreiro (ig) @camibarreiro24 (tw)