Los tapices de Rafael regresan a la Capilla Sixtina más de 400 años después

Los Museos Vaticanos vuelven a juntar las creaciones del genio de Urbino con las de Miguel Ángel, que siempre se opuso a que sus obras compartieran el mismo espacio.

La Capilla Sixtina lucirá, hasta el 23 de febrero, tal y como fue concebida en su origen. El Juicio Final y la espectacular bóveda de Miguel Ángel y los frescos de Botticelli, Perugino y Pinturicchio estarán acompañados por los 10 tapices diseñados por Rafael para todo el perímetro inferior de la sala y que relatan la vida de los apóstoles.

View this post on Instagram

🌎 The #SistineChapel is preparing to welcome the #Raphael tapestries. From February 17 to 23 all ten tapestries conceived by the #Urbino genius will return to the location for which they were intended and designed by Pope Leo X Medici. Despite never having dealt with this type of art before, #Raphael had enthusiastically accepted the opportunity to intervene in the Great Chapel of the #Vatican Palaces and drew a monumental pictorial cycle on paper with the Stories of St. Peter and St. Paul taken from the Acts of the #Apostles. In 1517, his models for clothes arrived in #Brussels at the famous workshop of Pieter van Aelst. Two years later they returned to #Rome translated into magnificent #tapestries. It was December 26,1519, for the first time his precious fabrics were exhibited in the Sistine Chapel, in the presence of prominent commissioners. The effect had to be extraordinary. Raphael had managed to amaze everyone: once again he had produced a work destined to change the course of the history of European art. 🇮🇹 La #CappellaSistina si prepara ad accogliere gli Arazzi di #Raffaello. Dal 17 al 23 febbraio tutti e dieci gli arazzi concepiti dal genio urbinate tornano eccezionalmente nella sede per cui furono voluti e pensati da Papa Leone X Medici. Nonostante non si fosse mai confrontato prima con questo tipo di arte, Raffaello aveva accettato con entusiasmo l’occasione di intervenire nella “Cappella Magna” dei Palazzi Vaticani e, su richiesta del Papa, disegna su carta un monumentale ciclo pittorico con le Storie di san Pietro e san Paolo tratte dagli Atti degli Apostoli. Nel 1517 i suoi cartoni per i tessuti giungono a Bruxelles presso la famosa bottega di Pieter van Aelst. Tornano a #Roma due anni dopo tradotti in magnifici arazzi. Era il 26 dicembre 1519 quando, per la prima volta, i preziosi tessuti vennero esposti in Cappella Sistina alla presenza dell’illustre committente. L’effetto dovette essere straordinario. Raffaello era riuscito a stupire tutti: ancora una volta aveva prodotto un’opera destinata a mutare il corso della storia dell’arte europea. #vaticanmuseums #art #raffaello2020 #梵蒂冈博物馆 #vaticancity #arthistory #heritage #masterpiece

A post shared by Vatican Museums (@vaticanmuseums) on

Los celos de Miguel Ángel, que nunca quiso que las obras del genio de Urbino rivalizaran con sus pinturas en un mismo espacio, y los cambios de criterio de los diferentes papas terminaron por desterrar los tapices de Rafael Sanzio (Urbino, 1483- Roma, 1520) incluso a los sótanos vaticanos.

 

37 años después

En ocasión del quinto centenario de la muerte del artista renacentista, la Capilla Sixtina, volverá a ser el escenario de una competición artística sin parangón. Algunos de los tapices se habían expuesto anteriormente, en 1983 y en 2010. Pero hacía más de cuatro siglos desde la última ocasión en la que los 10 habían sido colocados, juntos y a la vez.

Rafael diseñó las obras entre 1515 y 1516. Éstas cuentan las historias de la vida de san Pedro y san Pablo, y se tejieron en el taller de Pieter van Aelst en Flandes. Entre 1519 y 1521 llegaron al Vaticano por orden del papa León X, que realizó una inversión sin precedentes para decorar la estancia en la que los cardenales eligen a un nuevo pontífice. Las piezas están tejidas con hilos dorados de seda y costaron cinco veces más de lo que finalmente se pagó a Miguel Ángel por la ornamentación de toda la Sixtina.

Estupor y admiración

Rafael  murió de forma prematura a los 37 años. No pudo ver en vida todos los tapices en las paredes de la capilla más insigne del Palacio Apostólico. Las primeras siete obras de la serie se expusieron por primera vez en 1519, para la celebración de la fiesta de San Esteban. El entonces maestro de ceremonias, Paris de Grassis, dejó constancia en sus diarios del “estupor y la admiración” que sintieron los presentes al ver “el lujo de la refinada manufactura y por el rico repertorio iconográfico producido por el genio de Rafael”.

A partir de ese momento los tapices volvieron a ver la luz solo en contadas ocasiones y además vivieron todo tipo de desventuras. Cuando murió León X fueron subastados para pagar sus deudas. Más tarde la Santa Sede volvió a comprarlos. Algunos fueron robados en el saqueo de Roma de 1527, hasta que sus propietarios originales los recuperaron de nuevo y los devolvieron al Vaticano. En la actualidad se exponen en la sala de la pinacoteca vaticana dedicada a Rafael.

Un centenar de personas trabajó el domingo durante 13 horas para completar el delicado desmontaje y montaje de los espectaculares tapices, de cinco metros de largo y tres de ancho.

Fuente: El País

Loading...