Abbey Road: la tapa de Los Beatles cumple 50 años

Una imagen que habla por sí misma: un ícono de la música a nivel internacional, un paso peatonal en Londres, que se conviertió en una atracción mundial.

0

 

El viernes 8 de agosto de 1969, cerca del mediodía, John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr dejaron unos minutos su trabajo en el estudio Abbey Road y salieron a la calle para hacer las fotos de la tapa de su próximo disco. Abbey Road: la legendaria tapa de Los Beatles cumple 50 años.  Se trata de una imagen que representa a una época. Un paso peatonal de Londres que se convirtió en atracción mundial.

 

En la cuenta de Instagram, también se festeja el aniversario:  Abbey Road, la famosa tapa de Los Beatles cumple 50 años

 

 

El fotógrafo Iain Macmillan fue el encaragdo de recibir la indicación de Paul para las tomas: los cuatro cruzando la senda peatonal que está en la puerta del estudio. McCartney ya tenía diseñado un esquema con la idea básica.

Años después, se supo que todo muy rápido. Lo terminaron en diez minutos. Fueron seis las fotos en total y un policía tuvo que detener el tráfico para poder hacer el trabajo.

 

 

La foto de los cuatro beatles cruzando Abbey Road también tomó un status impensado por las esotéricas lecturas que se realizaron sobre ella, que daban cuenta de mensajes ocultos que confirmaban el falso rumor que circulaba en aquellos años sobre la supuesta muerte de Paul McCartney y su consecuente reemplazo por un doble.

Durante la sesión, Linda McCartney, esposa de Paul, sacó algunas fotos del backstage.

Tommuy Nutter, un famoso diseñador, fue el responsable de vestir a los cuatro músicos de Liverpool. Hacía mucho calor, por eso  Paul decidió sacarse los zapatos y se puso unas sandalias, que dejó de usar con el correr los minutos, hasta terminar finalmente descalzo.

 

 

Dentro de varias curiosidades de la foto, está el escarabajo Volkswagen estacionado en el costado izquierdo. La producción pidió retirarlo del lugar, pero no encontraron al dueño, que era un vecino de la zona. Así que quedó inmortalizado en la toma. Con los años, el auto se vendió en una importante suma de dinero.

También aparece un hombre, lejos, mirando lo que estaba pasando en el tranquilo barrio. Se trataba de Paul Cole, un estadounidense que estaba de vacaciones en Londres, que esperó a su familia cerca del ahora famoso y transitado cruce peatonal.

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.