Los Oscar buscan amigarse con la audiencia con una categoría polémica

La ceremonia de los Premios Oscar 2018 rozó las cuatro horas. La Academia ahora promete acortar la transmisión a tres horas, ya que evalúa dejar de transmitir en vivo algunas categorías. La organización anunció, además, una categoría para películas taquilleras.

Sin embargo, agregar un rubro para “logro excepcional en las películas populares”, como lo presentó el tema John Bailey, el presidente de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, podría generar más problemas, ya que en el anuncio no se define las características para considerar que una película es “popular”, ni si las películas nominadas en esa categoría también podrían ser consideradas en la categoría mejor película (una portavoz de la academia aclaró después que podría suceder). La categoría se estrenará el 24 de febrero de 2019 y fue criticada de inmediato por críticos de cine destacados. En redes sociales, Manohla Dargis del New York Times dijo que los cambios eran “estúpidos, ofensivos y patéticamente desesperados”.

La Academia anunció los cambios y comenzaron las críticas
La Academia anunció los cambios y comenzaron las críticas

La decisión de acortar la transmisión también podría generarle a la Academia ciertas polémicas, ya se elegiría un grupo de “categorías selectas”. No se señaló cuáles son las categorías que podrían ser apartadas pero es probable que los tres premios Oscar que se dan a los cortometrajes aparezcan allí. Los productores en las últimas transmisiones hace tiempo que vienen pidiendo que la academia reduzca la cantidad de premios que se emiten en vivo (actualmente son veinticinco). Pero los tradicionalistas de la academia (algunos recientemente retirados) no habían aceptado.

Otro de los cambios quedará pendiente para 2020; la transmisión se realizará en una fecha más temprana del año para acelerar la temporada de premios de Hollywood, puesto que en los últimos años se prolongó durante cuatro meses. Así buscarán aprovechar más el efecto suspenso y no gastar a las figuras después de varias ceremonias.

Al margen de si las propuestas son las correctas, la academia entendió que debía poner manos a la obra, para acercarse al gusto del público. Este año unos 26,5 millones de personas en Estados Unidos vieron la transmisión, pero esa cifra representa una caída de casi el 20 por ciento respecto del año anterior y un mínimo récord. Hasta hace sólo cuatro años, los premios de la academia tenían una audiencia de 43,7 millones de espectadores.