Parada cultural en San Isidro: Leer, literatura en el río

 

Casi un centenar de editoriales y destacados escritores  se reunirán para pensar juntos el futuro del libro y la literatura. La cita es este sábado  7 y domingo 8 de abril de 12 a 20 hs en el Centro Municipal de Exposiciones de San Isidro.  Habrá mesas redondas, música en vivo, gastronomía y hasta clases magistrales de Martín Kohan  y Liliana Heker . Es gratis y no se suspende por lluvia. 

 

Estarán bajo un mismo techo y en un fin de semana  destacados editores, escritores, periodistas y músicos para disfrutarlos, leerlos, escucharlos y reflexionar juntos. Esa es la propuesta de LEER: literatura en el río, en la que pensar el futuro (y el presente) del libro y su hacer será una excelente excusa para el encuentro. Una cita gratuita con casi un centenar de editoriales, clases magistrales, mesas redondas, espacios para los más chicos, gastronomía, música en vivo y mucho más. El sábado 7 de abril, de 12 a 21, y el domingo 8, de 12 a 20, en el Centro Municipal de Exposiciones, Del Barco Centenera y el río, que no se suspende en caso de lluvia.

“Será un festival literario, totalmente gratuito y como ningún otro, que no apelará a la masividad de las grandes ferias sino a un encuentro cara a cara entre autores, editores y público. LEER: Literatura en el río, nace como una alternativa amigable y escala humana; esperamos que a ella se sume mucho público nuevo para la literatura”, expresó Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura de San Isidro, a cargo de la organización y producción del evento.

Para facilitar el recorrido, habrá carpas que reunirán los distintos contenidos, entre narrativa, poesía, infantil, juvenil, novela gráfica y ensayo. Hay organizadas cinco mesas temáticas con invitados de renombre, como Héctor Guyot, Inés Garland, Gabriela Cabezón Cámara, Horacio Convertini, Felipe Castagnet, Fito Páez, Julieta Venegas, Ignacio Iraola y Matilde Sánchez, entre muchos otros. Los temas son tan variados como los panelistas y con títulos sugerentes: Los lectores del futuro ya están acá; Los bisnietos de fierro (¿cuál es el futuro de nuestra tradición?); Libros en el futuro: lo que se va, lo que se queda y lo que vendrá; ¿Sueñan los androides con ñandúes mecánicos?, y Yo veo al futuro repetir el pasado: los tiempos de la moda retro.

Además, dos escritores consagrados y admirados desarrollarán sus hipótesis sobre el futuro, el propio y el global, en Master Class. Martín Kohan (el 7) y Liliana Heker (el 8), ambas a las 18 y con acceso libre, sin inscripción alguna, al igual que las mesas temáticas.

“La literatura es festejo y con ese criterio pensamos este festival con Eleonora [Jaureguiberry], que no será sólo de editoriales independientes, también habrá stands de los grupos editoriales más importantes. Panelistas destacados, master class con dos colosos, independientes y pluralistas, y la posibilidad de generar un intercambio relevante son algunas de las facetas de este encuentro que seguirá creciendo”, comentó Pérez Morales.

 

El festival tendrá además un sector para niños con la presencia de todas las editoriales infantiles, juegos, talleres de creación de fanzines, de diseño de tu propio monstruo, un mural de historieta colectiva, La ciudad del futuro, y un espacio para que los miembros del programa municipal Abuelos de Cuento en San Isidro hagan lo que más saben, interesar a los chicos en la literatura infantil mediante la narración de cuentos.

Una fiesta de las letras que será el espacio ideal para presentar el 8, a las 18.30, la antología con los cuentos ganadores del Premio Municipal de Literatura Manuel Mujica Láinez 2017, en un acto presidido por Jaureguiberry y Pérez Morales.

Fuera de programa, el domingo, a las 11, editores y periodistas jugarán un partido de fútbol que dará que hablar y terminará con abrazos compartidos. Y para hacer un alto entre tanto trajín, un pintoresco patio de comidas los espera con una amplia oferta gastronómica y música nocturna, a modo de fin de fiesta de cada día. El sábado con el jazz de Notan Jam y el domingo con Los Mangrulleros, entre el tango y el candombe, y la certeza de dejar la feria con más incertidumbre y también un poco más sabios.