El programa de Coca-Cola para capacitar a kiosqueras y almaceneras

En el marco de su iniciativa global 5by20, con la que Coca-Cola busca empoderar a 5 millones de mujeres para el año 2020, la Compañía impulsa en Argentina un programa de capacitaciones para mujeres kiosqueras y almaceneras.

En Argentina el 80% de los 363.000 clientes de Coca-Cola son kioscos, almacenes y autoservicios. A su vez, un 80% de estos pequeños y medianos comercios están dirigidos por mujeres. Desde hace unos años, la empresa tiene un compromiso para fortalecer su rol a lo largo de toda la cadena de valor. Conversamos con María Fernanda Salerno, Gerente de Relaciones Institucionales de Coca-Cola Argentina sobre el proyecto de capacitación global 5by20 que busca empoderar a kiosqueras y almaceneras en nuestro país.

 

El programa de capacitación global de la empresa ya cumplió una década. Está enfocado en mujeres que generaron su propio empleo con un gran empuje pero con la necesidad de aprender distintas herramientas administrativas y financieras. La formación va desde gestión comercial, marketing, finanzas personales hasta cómo relacionarse con clientes y proveedores. Los contenidos se desarrollaron en conjunto con Fundación Global y con la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA). Además de generar un espacio de capacitación técnica, el programa tiene como finalidad contener a las pequeñas comerciantes, hacer visible que no están solas con sus problemas cotidianos y tender lazos sociales entre ellas.

Muchas de ellas mujeres empezaron en sus propias casas, atendiendo al público en «kioscos ventanas». Eso generó nuevos problemas, como ser el incremento en las facturas de los servicios de energía, dónde hacer compras, cómo abastecerse  y con qué plazos, decidir los proveedores en base a la posibilidad de crédito y otras variables a tener en cuenta.

Una meta para cada necesidad

Ya se capacitaron a 9.900 mujeres, casi alcanzando el objetivo para Argentina que es de 10.000. Y la meta global es llegar a 5 millones, ampliando el perfil de estas emprendedoras, buscando cuál es el  mayor aporte para cada región. Hay países donde trabajar con agricultoras y mujeres vinculadas al campo era fundamental: producen frutas y jugos que son ingredientes de los productos. Por lo tanto ellas también son un eslabón en la cadena de valor de Coca-Cola.

En estos 10 años se produjo mucho conocimiento para planificar las próximas etapas. Articular con países es clave para pensar soluciones a largo plazo. «El camino recorrido con mujeres fue fructífero. Si tenemos trabajar en soluciones para más adelante, podemos pensar en los jóvenes que terminan la escuela secundaria y ofrecer capacitaciones en oficios que les permita ingresar en el mercado laboral de una manera más sólida», aventura Salerno sobre esta oportunidad para pensar en cosas que le cambien la vida a las personas.

Mas información en Coca-Cola Journey.