¿Cómo nació el nombre Los Abuelos de la Nada?

“Algún día tendré que llamarlo a usted Padre de los Piojos y Abuelo de la Nada”, escribió Leopoldo Marechal en El banquete de Severo Arcángelo. El escritor contó alguna vez que “El banquete…” era un relato dirigido más a los hombres que desandaban el camino a la niñez que a los chicos en tránsito a la adultez. El libro presenta como un escape al laberinto de la existencia.

Tiempo de después, un joven poeta (de look desgarbado y con una cabeza tupida por rulos) tomó el nombre para llamar a su banda de rock. Miguel Peralta no conoció a su papá y pasó parte de su infancia en un orfanato. Al crecer, la música y la poesía fueron su refugio y los amigos la familia que le había faltado. Junto al periodista y poeta del histórico bar La Cueva, Pipo Lernoud, consiguieron una entrevista con la discográfica Fermata. Los recibió el también poeta, pero del tango, Ben Molar, a quien le aseguraron que tenían una banda armada que se llamaba “Los Abuelos de la Nada”.

La banda no existía y el nombre surgió de un recuerdo de Miguel durante la charla. Tenían tres meses para conseguir a los músicos y arrancaron la búsqueda por Plaza Francia. Los primeros integrantes fueron Claudio Gabis, Kubero Díaz, Pappo, Miguel Cantilo y Jorge Pinchevsky. Como el éxito no los acompañó “Miguel Abuelo” (desde entonces, fue un “abuelo de la nada”) se fue un largo período a recorrer Europa y en allí conoció al bajista Cachorro López. Después se sumaron Gustavo Bazterrica en guitarra, el baterista Polo Corbella, el saxofonista Daniel Melingo y un muy joven tecladista: Andrés Calamaro.

Ver nota completa: www.tn.com.ar

Ale Peñalva para Todo Noticias